top of page

DESPERTAR A SHANGÓ

Despertemos a Shangó cuando necesitamos: resolver problemas con la justicia, evaluar imparcialmente una situación, ejercer autoridad, hacernos respetar, hacer prevalecer la justicia, pagar deudas, gestionar negocios, organizar y dirigir grupos, administrar finanzas, tener sentido práctico.

EMPECEMOS

ALTAR CON SHANGÓ
Después de preparar el altar, agregA uno o más de estos elementos:

UN HACHA
UN PAQUETE DE OBJETOS ATADOS JUNTOS
LA IMAGEN DE UN ÁGUILA


 

PREPARACIÓN DE LA SOLICITUD
 

Coloca el ícono de Shangó en el centro de tu altar. Empieza a hablar EN VOZ ALTA explicando por qué necesitas la ayuda de esta fuerza, este genio o arquetipo llamado Shangó. Al final de tu discurso, coloca las monedas consagradas en tu recipiente de ofrendas y cierra el ritual.

CIERRE DEL RITUAL
 

El ritual a Shangó finaliza rociándote un ungüento en la cabeza, ungüento que debe haber sido consagrado previamente por la autoridad moral. Se trata de un cierre un poco más complejo de lo normal.
Prepara un ungüento (aceite de almendras, aceite de oliva, …) Añadir algo que lo haga más que un aceite (esencias, perfumes, especias…). Coloca el ungüento en un recipiente pequeño y busca un lugar donde se ejerza la autoridad moral. Normalmente, en Occidente, las más fáciles y accesibles son las iglesias. No importa si eres creyente o no, lo que importa es el impacto simbólico que tendrá este gesto en nuestro subconsciente. Todos nosotros, creyentes, paganos, ateos, agnósticos o lo que seamos, sabemos que, durante mucho tiempo, la autoridad eclesiástica fue la autoridad moral indiscutible. Nuestro subconsciente sabe que el lugar donde están los sacerdotes es el lugar de la autoridad moral. Entonces, vayamos a un lugar sagrado y consagremos nuestro ungüento. Esto lo podemos hacer añadiendo una gota del agua bendita que normalmente se encuentra en esos lugares, o pasándola sobre el fuego de una vela o el humo de un incienso. Lo importante es que esto se haga en un lugar sagrado oficial. Hecho esto, unge tu cabeza con tu aceite sagrado. Lo que sobra lo puedes guardar para otros rituales dedicados a Shangó.
Esta metáfora para el subconsciente trae a la mente el concepto de Rey Sagrado o Rey Ungido o Rey Sacerdote, es decir, la forma más elevada de soberanía.

MANTRA DEL "GRACIAS"
Luego de concluir el ritual puedes (te lo recomiendo) recitar un mantra durante 21 minutos cuya única palabra a pronunciar es: GRACIAS.
La gratitud tiene un gran poder transformador, ver para creer.

DESPUÉS DE ESTOS TRES PASOS COMIENZA EL PROCESO DE DESPERTAR TU POTENCIAL SUBCONSCIENTE
SI ES NECESARIO, REPITE HASTA ALCANZAR TU META

 

bottom of page